Tomás Elías González Benítez

Tomás Elías González Benítez proveedor privilegiado del Gobierno

Nacionales

Tomás Elías González Benítez es un “proveedor privilegiado del Gobierno” asociado con el general Rodolfo Marco Torres, ex ministro de Alimentación y ex presidente de CASA. De acuerdo con los reportajes mediáticos, Marco Torres “firmó decenas de órdenes de compra a empresas de maletín de Tomás Elías González Benítez y Naman Wakil (…) utilizando el decreto de emergencia alimentaria de Hugo Chávez, se obviaron los procesos de licitación mediante los cuales las compañías de González y Wakil recibieron millones de dólares en órdenes de compra de alimentos para organismos que abastecen la red pública del sector: CASA, Mercal, PDVAL, Abastos Bicentenario, entre otros”.

Tomás Elías González Benitez aparece como Director de Afcom. Corp, Dexton, S.A, Alox International LLC Corporation, Oil Gas Technology Inc, Total Web Services, Domar Trading S.S, Latin Investors, S.A, Gestamer S.a. En otras seis empresas registradas en Panamá, surge el nombre de su socio, Ricardo Rojas Urbina.

Corrupción del sector alimentario

En un caso destacable, explicado en el libro El Gran Saqueo de Carlos Tablante y Marcos Tarre, Tomás Elías González Benítez fungió como intermediario en la compra de carne importada de Brasil a Venezuela. Según los medios, “la orden de compra número DCL-56-6/2008 firmada por Marco Torres como presidente de CASA, autoriza la adquisición de 15.000 toneladas de carne a 4.740 dólares la tonelada por un total de 71 millones 100 mil dólares a la empresa Domar Trading, C.A. de Tomás Elías González Benítez, registrada en Panamá, pero radicada en Miami, que fungió como intermediaria ya que la carne era originaria de Brasil. Ello a pesar de que González mantenía para la fecha una demanda contra Bariven en una corte de la Florida, EE.UU., por el supuesto incumplimiento de un contrato de 195 millones de dólares por la compra de carne, pollos y azúcar, a una empresa de Brasil a través de Dexton Validsa Inc., otra de sus empresas de maletín”.

Según los reportajes mediáticos, “el trasfondo del mismo resultó ser una disputa entre cómplices, donde los funcionarios de Bariven y PDVSA, George Kabboul, Juan Carlos Chourio y Luis Hernández, decidieron dejar a un lado a Tomás González y concretar la operación – que incluía 11,5 millones de dólares en sobreprecios – directamente con West Meat, el verdadero proveedor brasileño, donde funcionarios del gobierno de Cuba estuvieron involucrados. Como resultado del pleito legal, PDVSA tuvo que pagar a Tomás González 100 millones de dólares de indemnización”.

Corrupción del sector petrolero

Según los medios, en 2012, PDVSA, a través de su filial Bariven, encargada de la adquisición de los materiales y equipos, creyó comprarle tuberías a la empresa china Liaoning Northem Steel Pipes Co., LTD. Sin embargo, no se trataba de la empresa original, sino de una firma constituida por el venezolano Joseph Benoudiz y su socio Pablo Cárdenas en Texas, Estados Unidos, para suplantar la identidad del verdadero proveedor asiático, en una operación que involucró hasta 56 millones de dólares. De acuerdo con Diario Las Américas, Benoudiz y Cárdenas serian de los propietarios de “más de 40 firmas que tienen direcciones, teléfonos y directivos en común, a pesar de estar registradas en distintas jurisdicciones desde Venezuela y Estados Unidos hasta Panamá, Hong Kong, Singapur y Nueva Zelanda”. Entre ellas, destacan compañías panameñas como Dexton y Alox International LLC, en cuya junta directiva figura Tomás Elías González Benítez.

Comments

comments