Testigo narra cómo las alcabalas son foco de la corrupción uniformada en el Occidente de Venezuela

Tendencias
Policías y militares causan desasosiego con la práctica del cobro de vacuna en distintas zonas de Venezuela. Compartimos esta historia de un testigo que pudo comprobarlo en un viaje por los estados Falcón y Zulia.

Recientemente viajé hacia los estados Falcón y Zulia. En el camino me ha llamado la atención la cantidad de alcabalas de la PNB. A medida que avanzábamos pudimos evidenciar como detienen los vehículos y  buscan encontrar cualquier artículo e inicia el interrogatorio. Porqué lleva tanta comida. Respondo: Bueno, vamos de vacaciones y cuántos días va a estar de vacaciones? Respondo: tantos días. ¿Y tiene factura? al final el policía termina pidiéndote que le dejes algo, para no tener que llevarte al comando y decomisar la mercancía. Al identificarse mi familiar como funcionario, estos PNB nos permitieron continuar, solo nos dijeron que sabíamos como estaba la situación y que su sueldo no les permitía llevar a su casa la comida. 


Pensábamos que era puntual, pero es una práctica común hoy día en las carreteras. 

En el tramo Falcón-Zulia el descaro es mayor, puntos de control conformados por 2 funcionarios quienes paran a cuanto transporte de carga pasa y estos deben «obligados» dejarles algo o le esgrimen el mismo mensaje. O lo haces o te llevamos al comando y te decomisamos la mercancía». 


Al llegar al estado Zulia, antes de la entrada que va hacia los puertos de Altagracia visitamos a un jefe de la policía regional. En la conversación, tocamos la curiosa situación que pudimos ver y este nos informo que en el estado Zulia la situación es peor. Muchos PNB no son dignos de portar el uniforme y es parte de una realidad, pues les han dado conseciones para que operen de la mano con organizaciones delictivas en diversas regiones del país. Por ejemplo. En los puertos de Altagracia, la Policía Nacional, regional, GNB son parte de la mafia de contrabando de gasolina, de hecho pudimos constatar como funcionarios de la GNB coordinan el llenado de pipotes de 200 litros que van montados en Camiones y luego son escoltados a la orilla de playa donde son embarcados hacia Colombia y las islas del caribe. Existe la mafia del llamado buche de pescado, utilizado en dos cosas primordialmente: Camuflaje de droga y para hacer un tipo de pegamento, sus principales clientes son los chinos. Este negocio también es custodiado por funcionarios de organismos del estado. El más complejo de todos los problemas lo representa la extorsión y cobro de vacunas. Si ejerces cualquier actividad comercial, por muy pequeña que sea, debes pagar vacuna, si pintas tu casa, posees un buen vehículo, vives cómodo, te llegan los motorizados y te indican el monto que debes pagarles, si no lo haces posterior ametrallan las casas o sencillamente estas sentenciado a muerte. 


Las mafias pagan también sus coimas a jefes de seguridad de la zona de forma que estos les suministren información que les garantice sus operaciones delictivas. Tal como lo comentaba el jefe policial y los pobladores locales, se ha instaurado una gran mafia en donde todos son cómplices de esa desgracia. Si denuncias firmas tu sentencia de muerte. 


Otro modus operandi que es común en varios estados del país es que la policía también se ha convertido en el principal extorsionador. Si detienen a algún ciudadano que haya transgredido la ley ya no es detenido, la práctica consiste en extorsionarlo, quitarle lo que lleva. 


Aunque parezca ficción, Venezuela ha sido repartida por sectores en donde el fin es corromper a todos los funcionarios, con el objeto de que estos no se volteen. 


En Carabobo y Aragua, funcionarios de la policía regional también detienen a jóvenes sin que estén cometiendo delito alguno, los llevan a sus casas y extorsionan a los familiares de éstos diciéndoles que los van a echar hacia delante si no pagan. Quienes no han podido pagar, muchos de ellos siendo inocentes de cometer delito alguno, son acusados de alguno y terminan en el Palacio de Justicia.

Deja tu Comentario

Comentarios