Cambios en el gobierno de Maduro | El “guaidismo” en campaña, los enemigos del interino y las contradicciones en la Asamblea Nacional | El Ring de Prensa América @AmericaPrensa

Tendencias
@AmericaPrensa

* Después del cambio de gabinete ejecutivo anunciado, los movimientos en el alto gobierno de Nicolás Maduro parecerían ser favorables para los hermanos Delcy y Jorge Rodríguez.

* El “guaidismo” y su líder, según creen algunos en la oposición, están en una especie de campaña electoral, promoviendo a quienes serán sus candidatos para diputados, alcaldes y gobernadores. Piensan que así difícilmente Maduro abandonará el poder.

* La huida de Julio Borges de Venezuela se produjo cuando estuvo a poco de correr la misma suerte que hoy padece Roberto Marrero. En las negociaciones entre el madurismo y la oposición en República Dominicana, el madurismo esperaba que Borges firmase el acuerdo, como había sido planteado con antelación. Pero al no hacerlo estuvo a punto de pagar la insolencia con cárcel, por lo que no pudo regresar a Venezuela.

* Los peores enemigos de Juan Guaido parecen estar dentro de la misma oposición, después de haber desplazado al menos a dos generaciones de políticos de la vieja guardia y tirado al traste sus aspiraciones y planes.

* Graves errores y contradicciones se ponen de manifiesto en lo que respecta al “interino”. La propia Asamblea Nacional no lo reconoce como presidente encargado de la República al no juramentarlo. Se deja abierto el lapso de “30 días después de la salida de Nicolás Maduro” luego de lo cual deberá convocar a elecciones. Razón suficiente para que se empiece a creer que la llamada “transición” es más bien un espejismo retórico.

* El jefe de despacho de Guaidó, Roberto Marrero, habría sido quien estableció toda una estructura y estrategias a su alrededor. Algunos dicen que con su visto bueno se aprobaron varias designaciones en el exterior y se recaudaron gran cantidad de recursos. Marrero pagaría de algún modo haberse desviado de la hoja de ruta prometida durante sus contactos con el cabellismo.

* La alta dirigencia de varios partidos políticos de la oposición en Venezuela mantendrían un cerco alrededor del “interino”. No les convendría empoderarlo, pues los desplazaría por completo.

Deja tu Comentario

Comentarios