Así negaron en el 2018 el acceso al palacio presidencial en Chile al hoy “embajador” de Guaidó en Hungría, Henrique Alvarado

Tendencias
El ex copeyano Enrique Alvarado quiso hacer una gracia y le salió una morisqueta cuando intentó dejar mal a Venezuela ante Chile.

De toda historia queda lo bueno y lo malo. Una de las peores desventuras del chiripero y la decadencia de la llamada Cuarta República fue el autodenominado “Doctor” Enrique Alvarado quien se destaca por su extenso, pero triste currículo. Desde el caso Samana que representó un importante desfalco a la nación y perpetró junto a su entonces vecino, el empresario Adrian Kupferschmied durante el gobierno de Rafael Caldera, hasta casos de pedidas ilegales de dinero de los cuales han sido victimas banqueros, ex funcionarios, compañeros de partido y empresarios corruptos. Todos son captados a través de ollas y luego les exigen dinero en nombre de dirigentes que nunca reciben las cuantiosas sumas.

La impudicia es tal que hasta el propio Andrés Caldera, hijo del difunto presidente y otros ex ministros, han sido blanco de las pedidas de dinero de Alvarado.

La última de Alvarado fue colearse en una gira de la derecha en Chile financiado por un empresario vinculado al mundo de la construcción. En el evento al que asistió Antonio Ledezma, se formó una tángana cuando por órdenes directas de la cancillería chilena no se le permitió la entrada a quien no solo quedó mal para el Facebook, sino descalzo ante sus financistas.

En 2018 se supo que Nervis Villalobos declaró ante la justicia internacional haber pagado 150.000$ en honorarios para que el ex Copeyano le asesorara en la creación de una estructura que le permitiera negociar desde España insumos eléctricos con sobreprecio en Venezuela.

Alvarado se presenta internacionalmente como Vice Presidente del Diario El Nacional, aunque no figura en la directiva del periódico venezolano y al parecer que ha tenido que desautorizarlo en algunas de sus gestiones inspiradas en restablecer, corrupción o engaño de entremés, las glorias pasadas.

Deja tu Comentario

Comentarios