Grupo Ebenezer recibió más de 38 millones de dólares por parte de la narcotiranía

Nacionales

¿Por qué no se consiguen huevos ni pollos, ni gallinas?

El exministro de Alimentación Luis Medina, experto en importación de alimentos a dólares preferenciales para matraquear, sigue dando de qué hablar.

Y es que su vida y la de su círculo cercano de amigos y testaferros son un insulto para los venezolanos en medio de la crisis económica que padecen.
Mansiones, viajes, carros de colección, fiestas VIP y mujeres, son parte de las diversiones del círculo privado de «amiguitos y empresarios de la causa» de Luis Medina y su mafia agroalimentaria.

Entre estos personajes está Ely Fernández, testaferro de Medina y presidente del Grupo Ebenezer, una empresa avícola nacional enchufada y receptora de dólares de la narcotiranía.

Sólo en el año 2017, Avicola Ebenezer C.A y Grupo Ebenezer, dirigida también por Luis y Jeampiere Fernández (hijos), recibió más de 38 millones 600 mil dólares del régimen para «aumentar la capacidad de producción» y abastecer de pollo al pueblo en operativos institucionales.

Gobierno Bolivariano aprobó Bs 15 mil millones a empresa de producción de alimentos avícolas

Dos años después la historia ha cambiado. Los pollos Ebenezar brillan por su ausencia en los operativos mientras sus dueños se gastan los reales del estado en lujos.

El derroche de dinero de Medina y los Fernández es tan alto, que hasta construyeron su propio zoológico privado con animales exóticos en una finca ubicada al sur del estado Aragua. Entre estas especies hay pumas, jaguares, ciervos, tigres y cocodrilos.

Pero las excentricidades de Medina y su combo no llegan allí. Fuentes confiables informaron de las pomposas fiestas de lujo que tienen lugar en la famosa quinta La Japonesa, ubicada en El Country Club, Caracas; donde sobra el whisky, la champaña y las prostitutas VIP, quienes hacen su agosto casi todos los fines de semana.

Av. SORTE Parcela 01, (Manzana 02 Zona Industrial)
Chivacoa , Yaracuy

A este tipo de recepciones sólo asiste el jet set empresarial enchufado del sector agrícola y los amigos de Medina y Fernández, entre ellos un tal Juan Díaz y un ciudadano de nacionalidad cubana, todos privilegiados por el tráfico de influencia de alto nivel.

La corrupción del General Luis Medina durante su paso por la cartera alimentaria es sólo parte de la olla podrida que contribuyó a la asignación selectiva de recursos del estado para favorecer a su pequeño grupo de empresarios agrícolas, dejando por fuera a muchos productos.

Aunque la alaraca por la «recuperación» de la industria avicola por parte de la narcotiranía fue con bombos y platillos así son las colas en el propio Estado Yaracuy para conseguir pollo:

Publicado el 9 jun. 2019

Y así vive Jean Piere Fernandez hijo de Ely José Fernández Rangel:

Deja tu Comentario

Comentarios