Anunciaron recolección de algas sargazo en playas de Miami-Dade

Miami

Cuando un turista visita una playa en cualquier parte del mundo, tiene en mente encontrar arena y Sol resplandeciente. Pero en el caso del sur de la Florida, como también ocurre en otros lugares del Caribe, extensas zonas del litoral se están viendo afectadas por montones de algas marinas que crean malestar e incluso temor entre algunos bañistas.

Diferentes sectores de Miami Beach que reciben mayor turismo en Estados Unidos se encuentran cubiertos por montañas de algas viscosas, llamadas sargazos, algas que despiden un mal olor y crean un mal aspecto y que son el común denominador por estos días no solo en La Playa, sino también en los más concurridos balnearios del Gran Miami.

En busca de una solución al problema, el Condado realizará el viernes 2 de agosto una amplia limpieza en los puntos más afectados por este fenómeno cíclico que, según el ambientalista David Antelo, ha empeorado porque hoy las algas reciben “mayor alimento” (nutrientes) por los desechos que envían las “grandes compañías” al mar, lo que a la postre ocasiona que se reproduzcan en un alto volumen.

De acuerdo con el Departamento de Parques de Miami-Dade, que atiende 15 millas de playas, los tramos de mayor acumulación de algas están junto a embarcaderos y rompeolas que sirven de “línea conductora” para dirigir el sargazo hacia la orilla.

Por tanto, los equipos de limpieza asignados por la autoridad condal estarán operando en las playas cercanas a los muelles de Haulover Park y Bal Harbour, y el sector de playa comprendido entre las calles 26 y 31 en Miami Beach, en donde el “problema” es de mayor envergadura.

El plan trazado por el Condado para superar esta situación contempla que “la maquinaria y los camiones de basura” serán llenados con el sargazo y luego ese material orgánico será transportado fuera de las playas hacia vertederos, en donde no se destruye, sino que se almacena para futuros usos.

Los bañistas encuentran grandes concentraciones de sargazo en las playas del sur de la Florida.

Los bañistas encuentran grandes concentraciones de sargazo en las playas del sur de la Florida. DANIEL CASTROPÉ

Para quienes se preguntan por qué hay tantas algas en las playas, el alcalde del condado, Carlos Giménez, parece tener la respuesta. En una comunicación dirigida al gobernador de la Florida, Ron DeSantis, le pide que “intervenga y autorice un permiso extendido hasta fines de octubre, específicamente para eliminar las algas marinas de estos puntos críticos”.

Actualmente, el Condado tiene que solicitar permisos de limpieza de playas cada dos semanas, ya que el hecho de limpiar está regulado por una ley estatal que protege el habitat de animales marinos, pero Giménez busca “un permiso a largo plazo para controlar esta crisis” por cuanto este asunto es del resorte estatal. Por ello, el Departamento de Parques tiene cuidado al realizar la limpieza para no afectar a especies como las tortugas marinas, que están en temporada de cría.

El costo económico

Cifras oficiales indican que el alga marrón o sargazo se extiende a lo largo de 55 millas en el litoral Atlántico. A medida que viaja, esta planta se convierte en parches gruesos que son el hábitat natural de especies como peces, tortugas, pájaros y cangrejos antes de anidar en tierra.

Sin embargo, la reproducción excesiva del sargazo en esta parte de Estados Unidos tiene un impacto presupuestal en condados y ciudades. La limpieza periódica de algas tiene un costo cercano a los 45 millones de dólares anuales para el Gran Miami, en una operación compleja que requiere alrededor de 900 viajes de camiones.

Algunas personas disfrutan de la playa a pesar de las algas.

Algunas personas disfrutan de la playa a pesar de las algas. DANIEL CASTROPÉ

En lo que respecta al programa que se implementará en los denominados “puntos clave”, que son aquellos en donde hay mayor concentración de sargazo, un cálculo del Departamento de Parques permite conocer que el gasto ascendería a 350.000 dólares mensuales y que incluso la cifra podría incrementarse si el problema tiende a agravarse.

Cuidado especial

Hace un par de meses, Victoria Galván, gerente de comunicaciones y mercadeo del Departamento de Parques y Recreación del Condado Miami-Dade dijo a que el fenómeno de las algas “es parte del ecosistema marino y eso está regulado por el estado de la Florida”.

De acuerdo con la funcionaria, el Condado tiene limitaciones en la forma cómo debe ser recogido este material orgánico, que “no puede ser tratado como si fuera basura”, especialmente porque estamos en temporada de cría de tortugas marinas, entre el 1ro. de mayo hasta octubre próximo.

Galván resaltó que no se permite utilizar maquinaria pesada en las playas “porque esas son especies en vías de extinción y no podemos acabar con sus nidos”. Para el plan que se pondrá en marcha este viernes, el Condado no ha precisado el tipo de máquinas que utilizará para recolectar el sargazo.

“Nuestro mensaje para cualquiera que visite nuestras playas es que las disfrute, que respeten el hecho de que estamos compartiendo la vida marina”, dijo en su momento Galván.

¿Qué dicen los bañistas?

Los puntos de vista sobre la situación que se observa en las playas de Miami-Dade son variados. Mientras algunos bañistas consideran que las “montañas de algas” afean estos lugares, hay quienes estiman que nada es mejor que interactuar con la naturaleza.

Jessica Chávez, una turista peruana que radica en Washington y que pasa días de descanso con su hija en Miami Beach, dijo que “no esperaba encontrar esto así” y señaló que “he visto que limpian, pero constantemente siguen saliendo más y más algas”.

De igual manera, la colombiana Sofía Rodríguez, quien —según dijo— antes estuvo de visita en República Dominicana, se mostró molesta por el estado de las playas. “Yo nunca me imaginé toda esta suciedad; parece que no limpiaran nunca”.

Entretanto, Melissa Chireno, otra turista que disfrutaba de un día de sol y mar en Miami Beach aseguró que las algas no le generan ninguna molestia. “Esto no me afecta en nada; todo aquí me parece un paraíso y lo estoy disfrutando mucho con mi familia”, enfatizó la joven mientras el hombre que la acompañaba ingería un refrescante mojito.

Deja tu Comentario

Comentarios