Mensaje de sacerdote asesinado evita pena de muerte para el culpable

Curiosidades

El hombre acusado de matar en Georgia a un sacerdote de Florida que había tratado de ayudarlo durante meses, dijo que había llegado a un acuerdo con los fiscales para declararse culpable y evitar la pena de muerte

Steven Murray se enfrenta a cargos que incluyen asesinato por la muerte del Reverendo René Robert, un sacerdote de alto rango de la Diócesis de San Agustín en el noreste de la Florida, ocurrida en abril de 2016.

El martes por la noche, Murray dijo a The Associated Press en una llamada desde la cárcel que planea declararse culpable en una audiencia del 18 de octubre, a cambio de una sentencia de cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

“Es mucho tiempo, pero lo merezco, el Padre René era un buen hombre”, dijo Murray a AP.

Natalie Paine, Fiscal del Distrito Judicial de Augusta, confirmó en un correo electrónico el miércoles que Murray tiene una audiencia el 18 de octubre, pero dijo que no podía hacer comentarios al respecto. Adam Levin, abogado de Murray, dijo por correo electrónico que tampoco podía comentar.

Mató a su protector

Murray, que tenía 28 años en el momento de la muerte de Robert, era un reincidente a quien Robert había estado tratando de ayudar durante meses. La policía dijo que Murray pidió al sacerdote de 71 años que lo llevara en Jacksonville, Florida y lo secuestró y lo mató en Georgia. Murray fue arrestado en Aiken, Carolina del Sur, después de una cacería por varios estados y llevó a la policía al cuerpo de Robert en el bosque cerca de Waynesboro, Georgia.

Murray dijo al St. Augustine Record en julio de 2016 que tenía a Robert en el maletero del auto en Carolina del Sur y que se dio cuenta de que podría tener grandes problemas si Robert alguna vez lo denunciaba.

Premonitorio testamento del cura

Como si se tratase de una película de ficción, el sacerdote dejó un testamento para que su asesino se le evite la pena capital del estado. El cura Robert, de 71 años de edad, expresó su oposición a la pena de muerte en una carta escrita hace 22 años, donde preveía su propia muerte a causa de un asesinato.

El sacerdote manifestó en su carta que absolvieran de la muerte a su ejecutor, “por muy abominable que haya sido su crimen o por lo mucho que pueda haber sufrido”. Como consecuencia de este hecho, los obispos pidieron al tribunal que suspenda la pena de muerte en el caso.

En 1995, el sacerdote firmó un documento de “Declaración de Vida”, que fue atestiguado y notariado por un abogado.

“Solicito que la persona declarada culpable de homicidio por mi muerte no esté sujeta ni puesta en peligro de la pena de muerte bajo ninguna circunstancia”, escribió Robert.

Robert dedicó su vida a ayudar a las personas más problemáticas de la sociedad, incluidos convictos y personas con enfermedades mentales, afirmaron sus amigos.

El asesino 

Murray, un delincuente reincidente, había pedido al sacerdote que lo llevara hasta Jacksonville, Florida, antes de secuestrarlo y asesinarlo, dijeron las autoridades.El sospechoso fue detenido mientras conducía el auto Toyota Corolla azul del sacerdote en Carolina del Sur un día después de que el padre Robert fuera reportado como desaparecido.

Durante una comparecencia ante la justicia poco después de su arresto, el hombre pidió el perdón.

“Si alguien amaba al padre René, me perdonará porque él era un hombre de Dios, y el perdón es perdón”, dijo el sospechoso, según el canal de noticias WALB News de Georgia.

“Tengo problemas mentales y perdí el control de mí mismo. Me disculpo”.

Basados en este documento, más de una decena de obispos católicos esperan convencer a los fiscales del caso que cambien su decisión de solicitar la ejecución para Steven James Murray, un exconvicto acusado de asesinar al sacerdote el pasado mes de abril en Georgia.

En una reunión que se llevó a cabo en la oficina del fiscal de distrito de Augusta, los curas argumentan que la carta de Robert dice que la pena capital es “moralmente equivocada” y que su petición debe ser cumplida.

“Los deseos de la víctima deberían ser respetados y ser parte de la decisión”, dijo  el obispo de la diócesis de St. Agustine, en Florida, Felipe Estevez, quien fue acompañado por sus colegas de Atlanta y Savannah, Wilson Gregory y Gregory Hartmayer.

“La violencia llevó a la muerte del padre René. Sería trágico que hubiese más violencia, la muerte de otra persona sin ninguna razón”, dijo Estevez a NBC News.

 “Pido que la persona que sea encontrada culpable de mi asesinato no sea condenada a la pena de muerte bajo ninguna circunstancia”, posiblemente lleve al asesino a pasar el resto de su vida tras las rejas. en octubre la Justicia decidirá.

Con información de: Miami Diario

Comments

comments