La Universidad de Florida lucha por la inclusión racial

Miami

¿Por qué tienes el pelo tan raro? ¿Tus padres están casados? ¿Cómo conseguiste una beca?

Estas y otras preguntas similares escucha los estudiantes afrodescendientes que logran ingresar a la Universidad de Florida, pues las formas sutiles de discriminación se sienten y los alumnos se quejan del rechazo y la desigualdad en el trato.

Un video del día de la graduación en el cual aparecen unos jovenes violentados por un profesor  cuando decidieron celebrar ha puesto sobre el tapete el tema de la difícil incorporación de las juventudes negras a niveles universitarios. La lucha es tan ardua, dicen que optan por el silencio o se auto excluyen.

Los jóvenes sueles referirse a  Virgil Hawkins, un hombre negro al que se le negó la entrada a la Facultad de Derecho en 1949. Hawkins luchó en el tribunal durante años antes de acordar, en 1958, retirar su solicitud a cambio de una orden estatal de la Corte Suprema desagregando las escuelas de posgrado de la UF .

Sin embargo, más de una década después, solo 343 de 20,000 estudiantes eran negros. En 1971, en lo que se conoció como el “Jueves Negro”, unos 67 estudiantes negros fueron arrestados por protestar en la oficina de O’Connell, un defensor de la no integración racial. Un tercio de los estudiantes negros abandonaron UF.

Mientras que los hombres negros representan solo el 2,2 por ciento de los estudiantes universitarios de la UF, comprenden el 78 por ciento de los equipos de fútbol y baloncesto.

“Es ridículo, la Universidad de Florida sabe absolutamente cómo ir y encontrar reclutas hombres negros cuando quieren que ganen millones de dólares en sus deportes generadores de ingresos”.

La universidad sin embargo ha intendo desarrollar programas destinados  lograr que los estudiantes negros se sientan bien y puedan expresarse. Abrió un Instituto de Cultura Negra y lanzó el programa de Estudios Afroamericanos. Amplió becas y apoyo académico. Pero los problemas persisten. El deteriorado IBC de dos pisos, un centro cultural para estudiantes negros, fue demolido para la reconstrucción, pero ha permanecido como un terreno descuidado durante casi un año. El proyecto ahora está fuera de oferta. Ese es el tipo de cosas que los estudiantes notan.

“Nos pusieron en volantes promocionales”, dijo el graduado reciente Oliver Telusma, “pero cuando tenemos necesidades que deben abordarse, la universidad hace la vista gorda una y otra vez”.

“De alguna forma pusieron un curita en cosas que están profundamente arraigadas”, dijo el profesor de Estudios Afroamericanos Vincent Adejumo.

“Estoy cansado de hablar”, dijo el presidente de  la Unión de Estudiantes Negro, la Black Student Union, Akil Reynolds. “No digo nada nuevo”.

El año pasado, el grupo de trabajo hizo varias recomendaciones, desde designar a los oficiales de diversidad en cada departamento hasta promover más a los estudiantes negros. Insisten en que dijeron que el personal de UF ya no podía permitirse ver la inclusión como la responsabilidad de otra persona.

La universidad ha lanzado una comunidad negra de aprendizaje de vida cultural, relanzando un programa de orientación para estudiantes negros y trayendo a Antonio Farias como director de diversidad y asesor principal.

Cuando Farias se estableció en este verano, reconoció la realidad de UF: su relación con la raza, pasada y presente, es tensa. Él quiere unir departamentos fragmentados, profesores atribulados y estudiantes frustrados, abriendo discusiones sobre el miedo y la identidad.

Y, dijo, las ambiciones de UF deben seguir arraigadas en el acceso, dejando en claro el camino para los estudiantes que no están versados ​​en el “libro de jugadas invisible” de los privilegios.

“No se trata solo de cambiar las admisiones”. Es, ‘¿Dónde estamos discriminando o impidiendo involuntariamente el acceso?’ “, Dijo Farias.

La prohibición de la Florida de las admisiones basadas en la raza, más los rangos ascendentes de la UF y el grupo de solicitantes más competitivo, pueden dificultar el objetivo de la diversidad. UF tiene que asegurarse de no perder estudiantes de color en otras escuelas importantes, especialmente en los estados con más ayuda basada en las necesidades.

El presidente del cuerpo estudiantil, Ian Green, que es negro, ha lanzado Bridges, una iniciativa con admisiones de la UF que llega a las escuelas secundarias de la Florida para brindar apoyo académico a estudiantes sub representados y ayudar a visitar el campus.

UF también ofrece recursos como el programa Machen Florida Opportunity Scholars, que cada año apoya a 350 estudiantes de primera generación de bajos ingresos.

Shaun Harper, director ejecutivo del Centro de Equidad y Raza de la Universidad del Sur de California, dice que UF puede hacer más. Casi el 22 por ciento de los jóvenes entre 18 y 24 años en Florida son negros. Su investigación descubrió que, mientras que los hombres negros representan solo el 2,2 por ciento de los estudiantes universitarios de la UF, comprenden el 78 por ciento de los equipos de fútbol y baloncesto. Gran alerta para las autoridades académicas.

Con información de: Miami Diario

Comments

comments