Conozca a Carlos Méndez el viejo verde enchufado que se goza a Kerly Ruiz

Nacionales

Carlos Méndez es todo un personaje del bajo mundo miamero. Mientras a todos hace creer que es un antichavista y antimadurista, a través de mampuestos hace suculentos negocios con el régimen venezolano.

Méndez es el llamado “testaferro” de la inmensa fortuna de los Salas Römer. Su hermano ocupó importantes cargos en los gobiernos de Henrique Salas, padre e hijo. La misión de Carlos Méndez fue crear una ‘lavandería’ para los millones de dólares del Clan Salas Römer y preparar una plataforma mediática para relanzar la imagen y posterior candidatura presidencial del “Pollo” Salas Feo, el mismo al que le arreglaron un matrimonio por conveniencia, pues su masculinidad era objeto de chismes.

Oswaldo Muñoz propietario y fundador de El Venezolano TV (EVTV), quien manejaba la televisora de manera conservadora y con un presupuesto reducido, fue la “víctima perfecta”. Méndez llego con una inyección de capital, hasta que se apoderó de las operaciones en Miami y España. Muñoz perdió el mando por dedicarse más a las farras y a su novia.

Méndez invierte exorbitantes cantidades de dinero en una selecta y reducida nómina, para llegar a una mínima audiencia, sin obtener retribución por su inversión en venta de publicidad, mientras la mayoría de los empleados son víctimas de explotación y hasta acoso sexual.

Méndez adeuda una millonada al servicio de satélite y a una televisora provincial española. Las y los acosados sexualmente empiezan a organizarse para formular formalmente sus denuncias ante las autoridades y los federales ya sospechan que hay una ‘lavadora’ de capitales sucios encendida.

A través del célebre “ciudadano” Leopoldo Castillo, Méndez se ha acercado a factores del régimen venezolano. Tanto Leopoldo Castillo como Carlos Acosta y Orlando Urdaneta se han convertido en los principales asesores y colaboradores de Carlos Méndez.

A Castillo le cuesta reconocer el arreglo de 2 millones de dólares a los que llegó con Raúl Gorrín en su salida de GLOBOVISIÓN. A éste se debería la suspensión y posterior despido de Carla Angola, la cual tuvieron que aplazar indefinidamente, ya que generó miles de reacciones adversas.

Carlos Méndez y sus cómplices son encausados legalmente en la actualidad por apropiarse ilegal y fraudulentamente de las acciones de EVTV, alterando y falsificando asambleas de accionistas, firmas y otras cosas. Pero estas noticias no se filtran con la misma velocidad y sensacionalismo que otras, a saber de la pléyade de fablistanes venezolanos en Miami que en algunos casos hacen caso omiso a estos asuntos.

Salas Römer, socio del accionista de EVTV de Miami Carlos Méndez, abrió empresas en paraísos fiscales con Mossack Fonseca. Henrique Salas Römer fue consultado por la firma legal sobre la orden de captura girada en su contra en Venezuela. Él les sugirió “educarse” sobre la situación en el país. Ante la prensa negó su relación con el bufete y las compañías

A lo largo del año 2015, empleados del bufete panameño Mossack Fonseca intercambiaron correos electrónicos para intentar resolver el caso de un cliente que encendió las alertas. Henrique Salas Römer, un férreo opositor a Hugo Chávez y gobernador del estado Carabobo (1990-1992 y 1993-1995), en el occidente de Venezuela, solicitó abrir la empresa Tannenbaum LTD en las africanas islas Seychelles.

Salas Römer (17 de abril. 1939) fue el primer candidato presidencial con el que se midió el polémico mandatario venezolano cuando alcanzó el poder en 1998, y fundador del partido Proyecto Venezuela.

En 2014, el segundo hombre fuerte del poder venezolano, Diosdado Cabello, lo acusó de planificar un supuesto plan magnicida contra el presidente Nicolás Maduro (tipo de denuncia frecuente contra opositores, que aún no prueban). Desde entonces pesa sobre él–y otras figuras de oposición- un proceso judicial con orden de captura que lo llevó al exilio, en Estados Unidos.

Fue justamente esa la información que encontró en la prensa venezolana un empleado de Mossack Fonseca cuando le pidieron investigar a Salas Römer. En febrero de 2015, Jesús Hernández advirtió que había “información adversa” sobre el cliente que acababa de sumar otra compañía a sus bienes, según se lee en correos internos que salieron a la luz gracias a la filtración de Los Papeles de Panamá, que llegó a manos del diario alemán Süddeutsche Zeitung y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

“Por ahora, sería bueno si su departamento de cumplimiento tiene una educación en cuanto a lo que está pasando en el país en cuestión. Estaré de regreso en Suiza la próxima semana”, fue la respuesta que el bufete obtuvo de Salas Römer cuando le hicieron la “due dilligence”, una investigación de protocolo a clientes denominados PEP (Personas Expuestas Políticamente, por sus relaciones directas o indirectas con cargos de la administración pública).

A lo largo de ese año el bufete pidió explicaciones al político y ante la ausencia de respuestas el departamento de cumplimiento sugirió renunciar a manejar su compañía. Pero después del 23 de diciembre de 2015 no se habló más del asunto.

Sin embargo, el exgobernador no era un cliente nuevo del bufete señalado por esconder sociedades y fortunas en paraísos fiscales para burlar impuestos en los países donde se originan o invierten los bienes. Según la correspondencia la relación data de 10 años atrás. En 2005 abrió Kendville Consultants INC con 50 mil acciones de un dólar cada una.

A los dos meses, el excandidato presidencial solicitó que la empresa se traspasara al hijo que siguió sus pasos en la política y gobernación del estado: Henrique Fernando Salas Feo. En septiembre de 2005 y hasta el 5 de marzo de 2007, período en el que ninguno de los dos fungía como mandatario regional, “El Pollo” Salas Feo – como se le conoce en la política venezolana – fue el acreedor de las 50 mil acciones de la compañía, con un remozado nombre: Adamont Consulting LTD.

En 1995, Salas Feo fue electo Gobernador de Carabobo por primera vez para el periodo 1996-1998 y de esa manera sustituyó a su padre en el cargo. Llegó con la experiencia de haber sido parlamentario y el legado político de su antecesor. Fue reelecto y relegitimado en el poder regional hasta 2004, cuando perdió la elección. Pero en 2008 volvió a ganar y mandó hasta 2012. La “dinastía de los Salas” gobernó uno de los estados industriales más importantes del país por casi 20 años.

Según los archivos filtrados de Mossack Fonseca, la operación de traslado de acciones de Kendville Consultants INC. del padre al hijo se realizó en la sede de Ginebra del bufete panameño, a través de la empresa suiza Mirabaud Planification Financiere S.A. Fueron ellos los encargados de anular el certificado de propiedad a nombre de Salas Romer y emitir otro idéntico, para Salas Feo, el nuevo accionista. La sociedad “heredada” está en las Islas Vírgenes Británicas.

No recuerdo ninguna

La tarde del miércoles 4 de mayo del 2016, Salas Römer levantó su teléfono y escuchó atentamente las preguntas de Univision Noticias sobre su relación con el bufete panameño y las empresas. “No tengo la menor idea de lo que estás hablando”, dijo pausadamente. Pidió que fueran deletreados algunos nombres de compañías y detalles sobre el monto de las acciones. “No, no me suenan. Para nada, esas no son mías, no tengo ninguna empresa en Panamá y no sé de qué correos me hablas”.

Kendville Consultants fue dictada letra por letra en el auricular, pero no lo recordó. La fecha de apertura, según registros del bufete panameño, es 2005.

Dijo que era un hombre que a la par de su carrera política se dedicaba a la empresa privada, sin detallar. Pero no aceptó que alguna de las sociedades, registradas en los archivos de Mossack Fonseca siempre con sus dos apellidos, fuera suya.

Mucho menos reconoció que hubiera autorizado ceder a su hijo las acciones de Adamont Consulting.

Lejos de aquella campaña de 1998 cuando Chávez decidió no llamarlo jamás por su nombre y apodarlo “Frijolito”, a sus 77 años Salas Römer se dedica “a negocios privados”, como prefiere llamarlo. En los registros públicos de Florida hay una empresa en la que funge de director: Dieseldal Corp. Sin embargo, ese nombre tampoco le resulta conocido.

En Venezuela

Hay dos direcciones en Venezuela asociadas a las empresas que los Salas abrieron con Mossack Fonseca, como se puede leer en los documentos legales filtrados a la prensa. Una en Caracas y otra en Valencia, capital del estado Carabobo.

Un recorrido periodístico arrojó que no existe una Torre Santos en la avenida Bolívar Norte, una de las principales arterias valencianas. Sin embargo, un empresario que prefirió no revelar su identidad, comentó: “El piso 9 más famoso que hay para el mundillo de la política en la Avenida Bolívar Norte es el de la Torre Stratos. Ahí está el cuartel de Salas Römer”.

En la entrada a la oficina de la Torre Stratos atiende María Eugenia Jiménez, secretaria de Proyecto Venezuela y asistente de Henrique Salas Römer. “Él está perseguido por el Gobierno, no está en Valencia ni en Venezuela”, respondió.

Al consultarle sobre Henrique Fernando Salas Feo, Jiménez refirió a otra encargada, en las mismas instalaciones. Marianela Faría, asistente de “El Pollo” coincidió con su compañera: no conoce nada sobre Tannenbaum LTD y niega que allí funcione la sede de alguna empresa.

A ambas se les solicitó contacto con sus jefes, pero al cierre de esta edición no hubo respuesta.

Al norte de Caracas, en la quinta Soray de Alta Florida una mujer aseguró que allí funciona una asociación civil y que desde hace dos años nada de lo que opera en el lugar tiene que ver con la familia Salas.

Salas Römer, egresado de la Universidad de Yale, mantiene el correo electrónico de esa casa de estudios. Lo facilitó a petición de Univision Noticias para leer los nombres de las empresas y su relación con Mossack Fonseca.

Al cierre de este reportaje, el líder de la dinastía carabobeña de los Salas no había recobrado la memoria. Se mantuvo irreductible: “mis actuaciones son públicas, todo está en mis declaraciones juradas”. Que no. Que debe haber un error.

Las cifras no concuerdan

Las leyes de Estados Unidos se encuentran detrás de Carlos Méndez por cifras económicas de EVTV, ya que no se justifica que los egresos de dicha programación son mucho más elevadas que sus propios ingresos.

Solamente en la pura nómina se cancela alrededor de 80 mil dólares al mes, es decir, 960 mil dólares al año, según información suministrada por una persona cercana al canal televisivo, que por motivos de seguridad pidió no ser identificado.

Otro dato importante es que debido al mal manejo por parte de los Directivos del Canal televisivo, la audiencia sólo abarca a 5 mil espectadores en Miami y por internet no se cubren las expectativas, para cancelar el salario de un trabajador al mes.

Por lo tanto, de donde saca el dinero el testaferro de Salas Romer para cancelar tantos compromisos durante el año.

Resulta ser que Estados Unidos no es Venezuela, donde resulta muy sospechoso, saber que un ” empresario” medianamente serio gaste más de 80 mil dólares mensuales lo que representa más de un millón al año, solo por satisfacer su ego.

De allí que suenan todas las alarmas en las diferentes dependencias encargadas de averiguar a estos “empresarios” tan “generosos”. Acaso los empleados no se preguntan: ¿De donde sale ese dinero? Pudieran estar recibiendo dinero cuestionado y hasta ellos irían también a las investigaciones. Tanta generosidad confunde a todo el mundo.

Pero se ve que creen que aún están en Venezuela, donde los vivitos se salen con la suya, pues les tengo malas noticias en los Estados Unidos el desconocimiento de la ley no te librará de culpa y sus medidas necesarias para cumplir las penalidades, osea “el yo no sabía” no te hace inocente ni te exime de la ley.

Quería trabajo en El Venezolano TV y se consiguió con los Salas

Miami es una ciudad maravillosa para ir de farra y comer, una ciudad donde se pueden probar las mejores carnes. Ni en Europa se consigue tan exquisito sabor, incomparable con el sabor de la carne argentina, brasileña o uruguaya, aunque usted no haya tenido oportunidad de viajar por esos países.

Cuenta uno de tantos viajeros que aprovechó su visa aun vigente para coordinar un encuentro con un antiguo ex compañero de trabajo e invitarlo a cenar a un concurrido Steak House. Ambos coincidieron en pedir T- Bonet Steak, asado a la brasa y con media docena de acompañamientos.

Pidieron una buena botella de vino tinto argentino y comenzaron una amena conversación. En esa ocasión el viajero pagó la cuenta, ya que en Colombia le va muy bien trabajando para un canal de noticias. El amigo que lo acompaña vive en Miami desde hace algunos años y labora en El Venezolano TV. Le contó una larga historia que desconocía sobre la fundación y evolución de la empresa editora y televisora, que ahora arroja sus frutos, con señales en Miami, Ciudad de Panamá y Madrid. Le explicó entre otras cosas cómo a través de diversos ardides un banquero prófugo trató de entrar a la fuerza como socio, con prestanombres.

Básicamente los directivos son Oswaldo Muñoz y su socio Carlos Méndez. Durante unos 25 años Muñoz hizo grandes esfuerzos por convertir a El Venezolano en una exitosa empresa editora y multimedia, haciendo un esfuerzo financiero mayor para lanzar y posicionar a El Venezolano TV.

Actualmente, asegura el amigo del peregrino relator, que la parte televisiva se encuentra bajo la batuta y dirección de Carlos Méndez, quien según cuenta, ha sufrido una metamorfosis, cual personaje de la novela “El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde”. Y es que a nadie gusta el personalismo, la jactancia o la arrogancia, que hace a algunas personas dejar de ser lo que alguna vez fueron para cambiar con los años. Cree que pese a su edad, la bohemia vida de juergas, farras y francachelas, tampoco le ha sentado bien a Oswaldo Muñoz, quien en su descuido ha permitido el nacimiento de una inusitada transmutación.

Puertas adentro están los desacuerdos por una serie de contrataciones y adiciones en Madrid de personas no acordes con el espíritu profesional que durante años ha hecho de la empresa una marca de prestigio.

Al preguntar por el dinero invertido por Méndez observó inmediato una interacción con el Clan Salas, exgobernadores de Carabobo. Es una opinión general que no se puede aprovechar la credibilidad y posicionamiento de El Venezolano, como si fuera un actor político, para disponer de una plataforma que luego pueda ser empleada para planes proselitistas, aun cuando alguno de los dueños tenga su propia filiación con un sector político.

La fortuna de Méndez creció y creció y se expandió al exterior durante los gobiernos de los Salas, como contratista, proveedor y manejador de pólizas de seguros. Y son los Salas quienes aun parecen seguir siendo el mejor amuleto económico para Méndez, desde que lo ayudaron a superar una bancarrota en Miami, ayuda sin la que hoy no tendría avión, yate y negocios.

En los recovecos de la memoria guardados están los rumores que explicaban porqué la hermosa “Niña” Sigala quiso dejar El mismo techo que Salas Feo. Pero sin interrumpir la exposición con truculentos recuerdos, sustraída es la preocupación del personal de El Venezolano TV, de una inversión de capital de origen ilegible o al menos sospechoso. Nadie desea tirar al retrete 25 años de esfuerzos y luchas.

Entre una y otra historia kafkiana, al viajero le dicen que Carlos Méndez, quitando relevancia a las flaquezas de Muñoz, contrató a una persona para un cargo importante en el canal, que según su anfitrión es la actual novia de Muñoz desde hace muchos años. Y Méndez, complacientemente, le dio el cargo, con el ingrediente añadido que Méndez ha tenido parejas que también laboran en el canal y que ahora en los pasillos los empleados no saben si son los méritos o las travesuras de Cupido las que trazan las directrices.

Pensando en pedir un trabajo en esa empresa, el viajero, blandiendo una copa, desistió de su idea de solicitar plaza en Miami, tierra fértil de enchufados de la 4ta y la 5ta., que manejan sus negocios con el dinero de otros, fruto a veces de la corrupción. Concluía que ojala y dejasen muchos la bebedera de Whisky y el estar con sus novias para ocuparse de lo verdaderamente importante.

Algunas evidencias muestran la relación entre Carlos Méndez y el Ocean Bank de Miami, institución financiera que ha sido multada por lavado de capitales. La relación con Méndez seguro afectará una vez más Alfonso Macedo, quien tiene mucho que opinar acerca de la millonaria operación a través de la cual los dueños de la cadena de supermercados venezolana Central Madeirense compran, a un costo mil millonario, el 51% de las acciones del consorcio RICAMAR, a su vez dueño del “Súper 99”, la mayor cadena de supermercados de Panamá, liderada por Martha Linares, esposa del ex presidente preso en Miami Ricardo Martinelli.

Con información de: Fuera de Pauta

Comments

comments