Carlos Guillermo Otaola Barnola

Carlos Guillermo Otaola Barnola el contructor de Diosdado Cabello

Nacionales

Carlos Guillermo Otaola Barnola, es el hijo de un reconocido constructor venezolano, Juancho Otaola, quien en la década de los 60, 70 y 80 ejerció fuerte control en las obras arquitectónicas venezolanas. Otaola Barnola, a través del grupo Otaola Ingeniería, recibió las licitaciones para la construcción de obras como el Ferrocarril de Valles del Tuy, mientras Diosdado Cabello ocupaba la gobernación del estado Miranda.

Guisos en construcción

Según describe el portal de la propia compañía Otaola Ingeniería, C.A. RIF- J-001791760 estuvo a cargo de todos los elevados y pasos construidos en la década de los 90, del Terminal marino de la Refinería El Palito, cuya elaboración “se realizó en 17 meses continuos, bajo condiciones ambientales adversas”.

No obstante, este no ha sido el destino del Sistema Ferroviario Nacional, que según expresa la propia compañía, quedó en sus manos, así como la construcción de las obras civiles de la primera y segunda etapa de la Línea 1 del Metro de Valencia.

Otaola trabaja en alianza con un constructor italiano que ha sabido pasearse por Latinoamérica consiguiendo contrataciones ferroviarias. Enrico Ghella y su compañía, que figura en el Registro Nacional de Contratistas junto a la empresa de Otaola, se ha encontrado en reiteradas ocasiones con el gigante brasilero de la construcción, desnudado por su viciado sistema: Odebrecht. Es precisamente, en aquellos países donde se ha descubierto cómo la compañía ha logrado mercantilizar la obra pública, donde Ghella ha sabido llegar y quedarse con parte de esos negocios, según el prestigioso portal argentino Perfil. Venezuela no sería la excepción.

De su padre, Juancho Otaola Paván, según investigación de Miles Useche para Aporrea, se conoce que es propietario del Consorcio La Llovizna, constructora de la Represa de Macagua, fue Ministro del Ambiente, desde donde se auto-otorgaba contratos para la deforestación de áreas inundables en las represas en construcción y además, en alianza con el empresario árabe J. Gaspard, desarrolló la explotación desmedida en la Reserva Forestal de Imataca en los Municipios Piar, Roscio, Sifontes, El Callao y Gran Sabana del Estado Bolívar.

Pero Carlos, no sería el único de los herederos de Otaola que tendría sus manos involucradas en guisos del Estado. Su hermano, Ricardo Andrés Otaola Barnola, presidente de Telecomunicaciones BANTEL, C.A. aparece también en la lista de los enchufados que durante años disfrutó de divisas preferenciales y que abruptamente, decidió “cesar operaciones” en Venezuela.

Según reseña La Razón, la huida de BANTEL, habría dejado a los clientes CANTV, Banco Bicentenario, Banco del Tesoro, Banesco, Alcaldía Municipio Sucre (Miranda), Día a Día Automercados, Productos Alimenticios Kellys, CVA Empresa Comercializadora de Insumos y Servicios Agrícolas, entre muchos otros, en el limbo. Una Venezuela en declive, no sería tan atractiva como la expansión lograda hacia Miami, Colombia, Perú Guyana, y América Central.

Estilo de vida

Las obras pagaron bien a Otaola, tanto así como para poder adquirir en 2013, un Ferrari 2011, desde Las Bahamas hasta Ginebra según revela el tracking del vehículo.

Además Otaola posee un Hotel de lujo en la Avenida Don Eugenio Mendoza, entre calles El Bosque y José Ángel Lamas, urbanización La Castellana en Caracas. El Hotel Cayena, es dirigido por su hija, María Lorena Otaola Pérez, de su matrimonio con Lorena Pérez de Otaola.

 

Las buenas relaciones de la familia de Otaola con el régimen venezolano, contribuyen en la promoción del arte de la madre de Otaola: Magaly Barnola, quien a través de su portal web, agradece a las gestiones de la Embajada de Venezuela en Nueva York.

Comments

comments