Cajeros automáticos comienzan a dispensar los bolívares soberanos

Economía

Venezuela estrenaba el lunes una nueva familia de monedas y billetes, en medio de la incertidumbre sobre si las medidas anunciadas por el presidente Nicolás Maduro contendrán o agravarán la crisis económica del país petrolero.

Algunos de los principales bancos del país comenzaban a dispensar nuevos billetes en decenas de cajeros automáticos a primeras horas del día y reactivaron las plataformas tecnológicas que habían suspendido por unas 12 horas para concretar el cambio de moneda, dijeron fuentes del sector bancario y testigos.

Caracas, Venezuela Agosto 20, 2018. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
Caracas, Venezuela Agosto 20, 2018. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
Caracas, Venezuela Agosto 20, 2018. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
Caracas, Venezuela agosto 20, 2018. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

El llamado Bolívar Soberano sustituye al Bolívar Fuerte quitándole cinco ceros, la segunda reconversión en una década en la que el país no ha logrado acabar con una paralización del aparato productivo, y que además sufre una recesión desde hace cinco años e hiperinflación desde fines del 2017.

El gobierno ha dicho que para facilitar el proceso algunos de los viejos billetes, como el de 1.000 bolívares, convivirán con los nuevos por un tiempo que aún no se ha determinado.

El presidente Maduro declaró el lunes como un día no laborable y las calles de las principales ciudades lucían vacías, con la mayoría de los comercios cerrados y muy pocos servicios de transporte público, dijeron testigos.

Las filas en las gasolineras también desaparecieron en la jornada, luego de que el presidente Maduro anunció el fin de semana que cobrarán un nuevo precio por el combustible más barato del mundo a partir de septiembre.

Críticos y economistas dudan de la eficacia del conjunto de medidas anunciadas por Maduro el viernes pasado y alegan que ni siquiera el gobierno podrá pagar a su nómina de unos tres millones de burócratas con un nuevo salario mínimo que es 60 veces más alto.

El sueldo entrará en vigencia el 1 de septiembre, dijo Maduro el domingo por la noche.

Cada trabajador ganará 1.800 bolívares soberanos, el equivalente a 180 millones de bolívares de la moneda anterior, lo que supone una enorme carga para las empresas, que luchan por mantenerse a flote en medio de estrictos controles de precios y cambio.

Los empresarios han tenido reuniones desde el sábado y se esperaba un anuncio de sus organizaciones el lunes. Maduro descartó que vaya a permitir aumentos de precios, pues a su criterio, ya están muy altos.

“Ahora tengo en mi cuenta menos de un salario mínimo”, dijo Dolores Hernández, una jubilada que se sorprendió el lunes cuando al chequear en el sitio web de su banco pasó a tener 1.350 bolívares. En la víspera tenía 135 millones de bolívares ahorrados.

Algunos de los principales partidos opositores, sindicatos y gremios han llamado a un paro general el martes en protesta por las medidas, que incluyen aumentos de impuestos.

En la ciudad central de Valencia, Betzabeth Linares, un ama de casa de 47 años, dijo el domingo que quiso comprar una caja de té de manzanilla y le asombró el precio en el mercado. “Esto se salió de control. Los precios están por las nubes”, comentó.

Con información de: Reuters

Comments

comments